Análisis del videojuego “Sonic Mania”

Publicidad

Sonic ha sido uno de los principales personajes de SEGA durante muchos años. Y es que en los 90 este erizo azul amante de la velocidad nos sorprendía con uno de los juegos de plataformas más novedosos de su tiempo. Con mapas en los que su scroll horizontal casi no podía seguir a su protagonista y donde saltábamos al vacío sin saber que había más allá.

Esta es la esencia que los fans de Sonic han perseguido desde entonces y han podido disfrutar en infinidad de juegos (que, con el paso de los años, contenían la esencia de los juegos originales, pero en pequeñas dosis). Con Sonic Mania nos encontramos con que SEGA ha escuchado a sus fans más fieles, mirando al pasado y creando un juego de fans para fans que vuelve a esos antiguos días de gloria.

Todo ello gracias a Christian Whitehead, un desarrollador australiano que ya en 2007 lanzo Retro Sonic y captó la atención de SEGA (él es el encargado de realizar Sonic Mania). Este motivo es en parte lo que ha incentivado a utilizar la palabra Mania, que es aquella que define la afición exagerada por alguien o algo.

Sonic Mania, tributo a la saga original

Sonic Mania recoge la esencia de distintos Sonic, en concreto de Sonic 1, 2, 3, Knuckles y CD. Estos juegos se convierten en uno solo que mezcla muchos estilos distintos, ya que podremos recorrer de nuevo niveles como Green Hill o Flying Battery en los que veremos algunos cambios pero que apenas se notarán. Disfrutaremos de fases tan largas que es posible que superemos los 9:59 en el contador y recibamos un “Time Over” como en los viejos tiempos.

Incluso contaremos con un modo que permite jugar sin guardar, por lo que, si perdemos o apagamos el juego, deberemos comenzar de nuevo. Un clásico, ¿no creéis? Además, podremos disfrutar no sólo de jugar con nuestro héroe azul, ya que podremos escoger también a Tails y Knuckles, por lo que cada uno tendrá sus habilidades innatas, como volar sobre el mapa o trepar por las paredes.

También nos toparemos con unos jefes finales que en algunas ocasiones nos lo pondrán realmente difícil, haciendo que superar un juego que puede tener unas dos horas de duración se convierta en una tarea dantesca. Esto se debe a que algo que caracterizaba a la saga original era el repetir esos niveles una y otra vez para intentar lograr completarlos a la perfección.

Si todo esto no resultara suficiente, también contaremos con un modo cooperativo en el que echaremos en falta el modo de pantalla partida, ya que el jugador que controle a Tails se quedará todo el rato atrás por culpa de Sonic. Sí disfrutaremos de la pantalla partida en modo competitivo, donde el objetivo está claro: ser el más rápido y conseguir el máximo de anillos posible.

Pero en un mundo conectado no era posible lanzar un juego sin esa parte competitiva. Es por ello que se ha añadido un sistema de récords en los que podremos compartir nuestros tiempos con nuestros amigos y retarlos a superarlos.

Si te gustaron los juegos originales, te gustará Sonic Mania sin lugar a dudas. Pero si eres de la nueva generación, quizás no sepas apreciar este tipo de juego debido a la gran diferencia gráfica de los últimos años.

11

No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.